19 de julio de 2011 |

La tumba de Cleopatra: Kathleen Martinez

La expedición que dirige la arqueóloga dominicana Kathleen Martínez es el tema de portada y reportaje central de la importante revista National Geographic de este mes.

El artículo escrito por Chip Brown lleva por título “Buscando a la real Cleopatra” y narra las historias y teorías que han surgido en torno a la última faraona de Egipto, así como los esfuerzos de Kathleen Martínez para lograr convencer al Secretario del Consejo Supremo de Antigu¨edades de Egipto, Zahi Hawass, de que Cleopatra podría estar enterrada en un lugar distinto a aquellos en los cuales se ha buscado durante décadas. Describe a Martínez como una joven prodigio, que a los 19 años ya había obtenido su título de abogada.


Martínez elaboró una teoría sobre dónde podrían estar los restos de esta poderosa reina egipcia, según describe este amplio reportaje.

“Llegué a la conclusión de que Taposiris Magna era uno de los posibles emplazamientos de la tumba secreta de Cleopatra, debido a que su muerte fue un acto ritual de profunda importancia religiosa, que se llevó a cabo con una ceremonia espiritualizada y muy estricta”, explica Martínez.

“Cleopatra negoció con Octaviano para que le permitiera sepultar a Marco Antonio en Egipto, pues deseaba que la enterrasen con él para representar la leyenda de Isis y Osiris. El verdadero trasfondo del culto de Osiris es que supuestamente confiere la inmortalidad”, afirma.

Los descubrimientos de Martínez le han dado la vuelta al mundo y han hecho que un 20 por ciento de los turistas que visitan Egipto vayan a Alejandría para tomar una foto de la zona donde trabaja la única mujer y única latina que hasta el momento dirige una expedición en ese país.

Al cabo de seis años, Taposiris Magna se ha transformado en uno de los sitios arqueológicos de mayor actividad en Egipto, gracias al trabajo tesonero de Martínez, que de lograr su objetivo realizaría la proeza arqueológica más importante, luego de la hazaña de Howard Carter en 1922, cuando descubrió la tumba de Tutankamón.

0 comentarios:

Publicar un comentario