13 de junio de 2011 |

Kathleen Martinez, la abogada de Cleopatra

No me cabe la menor duda que en poco tiempo, Kathleen Martinez, desenterrará los despojos de la reina Cleopatra y su último amante, Marco Antonio.

Todo comenzó hace 5 años cuando presentó al Consejo Supremo de Antigüedades de Egipto, una teoría fundamentada, con la cual convenció a los 100 académicos que en ese país integran ese cuerpo colegiado.


La joven abogada y madre abnegada de dos hijas, obsesionada con la historia de la vida de la reina Cleopatra y pletórica investigadora del egipto antiguo, screó la teoría sobre los posibles escenarios del lugar de la tumba de Cleopatra y la del general romano Marco Antonio, y al respecto asegura, “debía ser un punto alejado de la ciudad de Alejandría, para reservar los cuerpos del oprobio romano, para entonces triunfadora frente a la reina y su aliado.

“Taposiris Magna”, un templo semi destruido, ubicado al borde del Lago Mariut, en Borg al Arab, a unos 50 kilómetros al oeste de Alejandría (norte de Egipto) fue el lugar marcado por la arqueóloga dominicana para sus excavaciones.

Cuando presentó aquella teoría, el consejo apenas le aprobó dos meses para que le probara con la práctica lo que le decía en papel… Lo que no se hizo esperar hallazgos como pasadizos, cámaras mortuorias, vasijas de la época, un sello que certifica la edificación de origen Ptolomeico, así como otros objetos de valor histórico demostraron que tenía razón.



Las excavaciones son dirigidas por el arqueólogo, Zahi Hawass, presidente del Consejo Supremo de Antigüedades, quien comparte con la doctora Martínez Berry las novedades de esta expedición.

Martínez, quien fue nombrada ministra consejera en la embajada dominicana en El Cairo para facilitar su labor, dijo haber encontrado un cementerio con 27 tumbas y 10 momias, dos de ellas envueltas en oro.





En el sitio asimismo fueron encontradas mesas de ofrendas, jarras de vino y cerveza, esta última bebida un regalo de los antiguos egipcios a la Humanidad.

En el 2009, los arqueólogos hallaron en el lugar una estatua de bronce de la diosa Afrodita, la cabeza de alabastro de una estatua de Cleopatra, una máscara que se cree era de Marco Antonio y una estatua sin cabeza de la era tolemaica. Zahi Hawass, jefe de arqueología de Egipto, dijo que la estatua y las monedas, que muestran un rostro atractivo, disipan una teoría reciente según la cual la reina era “muy fea”. Académicos británicos sostuvieron en 2007 que la legendaria reina no era atractiva.



Esta y otras ignominias han motivado a la jurista dominicana a decir que será la defensora personal en materia legal de la emperatriz.

Ahora en mayo del 2010 se anuncia el descubrimiento de una estatua de un rey de la era tolemaica con más de 2,000 años, que se cree que es Tolomeo IV.

La estatua tiene 135 centímetros de altura y 55 centímetros de ancho a la altura de los hombros.




“Esta estatua bien conservada podría ser una de las tallas más hermosas del estilo egipcio antiguo”, dijo el titular del consejo, Zahi Hawass. Añadió que podría tratarse del rey Tolomeo IV y que lleva el collar y falda tradicionales de un monarca. Hawass dijo que los rastros en una de las piedras de los cimientos indican que la entrada estaba flanqueada por esfinges similares a los de la era faraónica. Existen pruebas de que Cleopatra no fue enterrada en su tumba en el palacio real, que ahora se encuentra sumergido en el puerto oriental de Alejandría. La arqueologa dominicana, Kathleen Martinez, así lo afirma en su teoría.


De descubrirse la tumba de la “gran reina” este sería según expreso el señor Hawass, “el mayor hito arqueológico en Egipto desde el hallazgo de la tumba de Tutankamón en 1922 por parte del británico Howard Carter”. De acuerdo a los detalles expuestos por los especialistas.

0 comentarios:

Publicar un comentario