14 de mayo de 2010

¿Milagro o ciencia?: Explicaciones de por qué se salvó sobreviviente de avión


Bruselas/Amsterdam.- ¿Un milagro? De los 103 pasajeros del avión Airbus A330 de la aerolínea libia "Al Afriqayia" accidentado en Trípoli, sólo uno se salvó: el niño holandés Ruben. Pero lo que a veces parece un fenómeno inexplicable, para la ciencia y la estadística puede tener algunas razones de ser.

Así, el hecho de que Ruben van Assouw, de 9 años y nacido en Tilburg, al sur de los Países Bajos, sea el único que pueda contar lo ocurrido, puede que no sea producto del mero azar.

Al menos 70, de las 103 víctimas mortales del Airbus A330 de la línea aérea libia eran de nacionalidad holandesa.

En este sentido, según datos de la agencia de control del tráfico aéreo en Europa, Eurocontrol, cuando hay supervivientes en un desastre aéreo, suele tratarse de menores. ¿Por qué?

Para encontrar una explicación con un mínimo sustento científico es preciso remontarse en el tiempo y, sobre todo, hay que desempolvar las hemerotecas o acudir a los buscadores de Internet, donde se hallarán algunas respuestas algo más tangibles que la del fenómeno sobrenatural.

Apuntan las estadísticas de Eurocontrol que desde 1970, en las mayores tragedias de la aviación comercial, de 15 supervivientes, ocho eran niños.

Por ejemplo, en el grave accidente de Detroit, en 1987, fallecieron 149 pasajeros, y sólo se salvó un niño de cuatro años.

En otro desastre aéreo registrado en Colombia en 1995, de los casi 50 pasajeros que iban a bordo del aparato siniestrado, salvó la vida un niño de 9 años, con sólo un brazo roto y algunas contusiones leves.

Otra fecha clave fue 1997. En un grave accidente registrado en Vietnam, al estrellarse el aparato cuando iba a aterrizar, perdieron la vida 59 personas y sólo se salvó un bebé de 12 meses.

Según explica Benno Baksteen, experto holandés en accidentes aéreos, citado por la televisión holandesa NOS, "es un milagro que alguien sobreviva a una catástrofe aérea, pero si alguien se salva, suelen ser los niños".

"Los niños tienen una masa corporal menor. Es tan sencillo como que si un adulto o un niño se caen de una escalera, a la misma altura, el adulto sufrirá heridas más graves: si eres más liviano, y ocupas menos espacio, tienes más posibilidades de sobrevivir", explica.

Para Baksteen, el hecho de que Ruben haya permanecido en su asiento fue determinante para salvar la vida. "Si no hubiese permanecido allí, habría muerto también. Debido a su menor masa corporal en el momento del descenso violento del aparato, experimentó menor presión sobre el cuerpo", asegura.

Esa fuerza, según los expertos, es la misma que se experimenta al bajar o subir en un ascensor de manera muy veloz, o, en mucha mayor intensidad, la que experimenta, por ejemplo, el piloto de un avión de combate o un astronauta en el momento del ascenso del cohete (fuerza de aceleración, "G").

La misma situación que ha vivido Ruben, al que hoy, de manera unánime, la prensa holandesa e internacional califican de "héroe", fue la que pasó Juliane Kopcke, de 17 años, cuando el avión en el que viajaba entró en una fuerte zona de tormenta en 1971 e hizo una caída en picado, cuando volaba por encima de la selva amazónica de Perú.

Gracias a que tenía el cinturón de seguridad abrochado, y que su masa corporal era menor que la de un adulto, logró sobrevivir. Ni su madre ni el resto de los 97 ocupantes pudieron contarlo.

Mención aparte merece el caso de la niña de 12 años Bahia Bakari, la única superviviente de la tragedia aérea de un aparato de Yemenia Airlines, accidentado en 2009. El avión en el cual viajaba se estrelló en el Océano Índico, en aguas de las islas Comores. Ella fue la única que sobrevivó, los otros 152 ocupantes del avión perecieron.


Según los expertos, hay algunos consejos útiles, y basados en el sentido común, para incrementar las posibilidades de sobrevivir a un accidente aéreo: sentarse cerca de la salida de emergencia, leer cuidadosamente las instrucciones de seguridad, no beber alcohol, para no disminuir los reflejos, o mantener el cinturón de seguridad abrochado durante todo el vuelo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ciudad Colonial atrajo 214,393 turistas en primer trimestre

En el primer trimestre de este año, 214,393 turistas extranjeros visitaron la Ciudad Colonial de Santo Domingo, lo que representa un incre...